SexoPorPrimeraVez.jpg

¿Sexo por primera vez?

Estás ante la posibilidad de tener tu primera relación sexual y como es natural, los temores te empiezan a invadir.

¿Hacerlo o no hacerlo? Esa es la principal pregunta que se hace la mayoría de los jóvenes primerizos o virgencitos, como quieras llamarles. Pero antes de tomar la decisión, que puede ser la más importante de tu vida, debes tomar en cuenta tres aspectos básicos.

a) El sexo va más allá de un simple acto de placer.

b) El sexo puede conllevar riesgos físicos para tu salud.

c) El sexo es una apuesta emocional y conviene administrarla bien.

Esto quiere decir que antes de tomar el riesgo y estrenarte en el insospechado mundo del sexo, debes estar preparado o preparada para ello, no sólo creer que lo estás. Tampoco de debes permitir que tu primera experiencia sexual sea desafortunada, porque una vez que la hayas tenido no puedes volverte atrás, así que sé inteligente y asegúrate de que realmente estás lista (o) para dar este paso, si es que deseas hacerlo sin lamentarte después.

A continuación, algunos consejos que debes tomar en cuenta antes de tener tu primera relación.

Protección de las enfermedades de transmisión sexual. Esta es la última cosa en la que piensan los chavos y sin embargo, es lo primero en lo que deben preocuparse seriamente. Debes tener bien cubierto este aspecto antes de dar el siguiente paso, de lo contrario puede incurrir en un error faltal, que cambie tu vida para siempre. Así que recuerda, nunca vayas a la fiesta sin gorrito. Es decir, nunca olvides cargar con tus condones y si son de Prudence, mejor. Y si eres mujer, exige esta protección o carga tú con los tuyos, ya también los hay para mujeres.

Protección para evitar el embarazo. Aunque los jóvenes suelen ser más sensibles a un embarazo no deseado que a las enfermedades de transmisión sexual, muchos chicos todavía creen que este tipo de protección en un “problema de chicas” y no toman las precauciones apropiadas para protegerse ellos mismos, a menos que la chica le insista. Los chicos deben preocuparse tanto como las chicas de tomar medidas para protegerse de un embarazo no deseado. Y como en la primera vez es difícil que una chica maneje algún tipo de método anticonceptivo, la mejor opción para evitar sorpresas es la Píldora DKT o Píldora del Día Siguiente. No temas a recurrir a ella si tienes dudas sobre un posible embarazo.

Entender verdaderamente lo que significa perder la virginidad. Las estadísticas internacionales más serias muestran que la mayoría de los jóvenes llegan vírgenes a la educación superior. Algunos adolescentes van presumiendo de sus experiencias cuando en realidad o no las han tenido o las mismas han dejado bastante qué desear. Esto origina que muchos adolescentes vírgenes se vean asímismos como “parte rara de una minoría”, cuando en realidad pertenecen “a la gran mayoría”. Perder tu virginidad será una experiencia única en la vida, no le restes valor. No lo tomes como un trámite que “hay que hacer” y que cuanto antes se haga sin importar cómo, cuándo y con quién, mejor. Después de perderla, si no estabas preparado/a quizás lo lamentes. Recuerda que casi la mitad de las personas confiesa haberse arrepentido del cómo o el cuándo o el con quién.

Sé sincero/a: ¿es amor o puro deseo? ¿presión o confianza?. Las hormonas quizás les juegan una mala pasada a los jóvenes, confundiendo “urgencias hormonales” con sentimientos. El sentido del deseo es nuevo en la pubertad y puede ser difícil “manejarlo” durante la adolescencia. Si se le añade presión de tu pareja, inseguridad, búsqueda de independencia para relacionarse, parecer más adulto, etc., todo esto puede llevarte a tomar una decisión precipitada de la cual te puedes arrepentir después. Tu única arma de defensa es ser sincero /a contigo mismo /a a la hora de preguntarte por qué deseas tener sexo.

Aprende a entender tu cuerpo y tus sentimientos. El cuerpo humano cambia de forma muy importante durante la adolescencia. Asimila y aprende a sentirte confortable con los cambios (desarrollo de determinadas partes, menstruación, acné…), pero también habrá cambios en nuestra forma de sentir. Hay demasiados cambios y quizás sea sabio no añadir más confusión hasta que te sientas seguro /a.

Se vale decir que no. A la hora de tener sexo no se trata de lo que otros piensen de ti, sino de lo que tú pienses y sientas. No hagas caso a comentarios o valoraciones sobre tu persona que intenten convencerte con recursos “intimidatorios”. Se vale decir que “NO” en cualquier momento, porque te lo dice tu interior y si tu pareja realmente te quiere, lo entenderá y respetará tu decisión.

Si ya te sientes preparada (o) y decidiste perder tu virginidad, entonces toma en cuenta lo siguiente:

  • No tengas temores infundados, infórmate bien con personas adultas que sean de tu confianza y realmente sepan del tema.
  • Relájate y ve tranquila/o. Tienes que ver en la otra persona alguien que amas, te da confianza y tranquilidad.
  • Habla de ello con tu pareja. No tengas prisa. Tómate mucho tiempo hasta llegar a donde quieres llegar. Y si no lo ves claro NO continúes. No te dejes llevar con presiones. Podrás llegar en otro momento que sea mejor.
  • No “toques de oído” de otros compañeros y compañeras de tu edad. Hacer el amor bien es un arte que se aprende. Confía en personas que realmente puedan ayudarte (lo mejor siempre será tu familia, educadores o especialistas).

Recuerda, el sexo es una forma física de expresar amor y cariño hacia alguien. Tener una relación sexual puede ser gratificante y divertido, pero es muy importante recordar que ambas partes tienen que estar de acuerdo en tener relaciones sexuales.

¡SUERTE!

Dejanos tu comentario y comparte con tus conocidos esta publicación.

Deja un comentario